25 jun. 2017



Nada nuevo y poco bueno

Nueva adaptación del clásico cuento de La bella y la bestia, ofreciendo un cuidado y preciosista relato, donde el amor, prevalece por encima de la apariencia física.
Atención nos encontramos ante un remake de lo que en realidad es una nueva adaptación cinematográfica de la famosa novela, La bella y la bestia de Jeanne-Marie Leprince de Beaumont, vamos que la película reúne un amplio número de puntos en contra para resultar prometedora.


El director, Bill Condon (Dioses y monstruos, Mr. Holmes, Kinsey, La saga Crepúsculo: Amanecer - Parte 2, Dreamgirls, La saga Crepúsculo: Amanecer - Parte 1), se apoya en las bases del cuento original, para generar un nuevo mundo, donde da cabida a todo tipo de seres fantásticos y mitológicos, apoyándose en unos notables y ambiciosos efectos especiales, que hacen realidad lo inimaginable. 
La película presenta un estilo visual colorista, donde cada imagen y secuencia, tienen el aspecto de algo mágico e inolvidable, ofreciendo un relato inundado por la belleza visual que se desentiende por momentos, del rigor de la adaptación.


Cuenta con unos sofisticados y aparentemente notables efectos especiales, que hacen creíble la apariencia de los seres que se presentan a lo largo del relato, pero el director abusa en exceso del poder técnico, saturando la película de innumerables efectos digitales, que se antojan por momentos innecesarios. Mención especial merece la aparición de los lobos, al más puro estilo de los vistos en La saga crepúsculo.
La caracterización del personaje principal de la bestia, no logra resultar convincente, a pesar del empeño y la labor de los técnicos de efectos especiales y al manejo de la cámara del director, que evita mostrar a la bestia prematuramente. 


Las libertades que se toma el director a la hora de adaptar la historia original, hace que no se capte ni se desarrolle con verdadera profundidad y dedicación la relación amorosa de los protagonistas.
No logra resultar novedosa, ni toca con acierto ninguno de los puntos que se le presuponen, dejando el humor para otra ocasión y el verdadero encanto del amor, para contadas secuencias. No hay auténticos riesgos y se apoya en las mismas canciones de la versión animada.


En el reparto destaca la presencia de Dan Stevens, que se encarga de dar voz e interpretar a la bestia, bajo el empleo de los numerosos efectos especiales y el trabajo de maquillaje, donde cuesta discernir lo que es real de lo imaginario. Emma Watson (Regresión, Las ventajas de ser un marginado, Mi semana con Marilyn, Harry Potter y la piedra filosofal, Noé), la actriz encargada del papel de la bella, cumple con los cánones de belleza establecidos y despierta la simpatía del público con facilidad, ya que es un personaje dulce y entrañable. Completan el reparto diversos intérpretes de renombre, como: Luke Evans, Kevin Kline, Emma Thompson, Ian McKellen y Ewan McGregor, entre otros.  Un reparto estelar que se podría considerar, desaprovechado.


El director se deja llevar por el entusiasmo y la belleza de las imágenes, apostando por la grandilocuencia y espectacularidad de los efectos especiales, olvidando que la historia que tiene entre manos, ya es bella y eterna de por si. A pesar de algunos excesos, logra ofrecer un relato agradable y convincente, que contiene la esencia y la magia del original, que es lo que realmente prevalece, más allá de los artificios.
El argumento es, en apariencia, sencillo, y los responsables de la película ofrecen un tratamiento elegante y cuidado de la imagen, dejando un pequeño relato que abusa de situaciones vistas con anterioridad en otras adaptaciones.


Cuenta con una cuidada fotografía, buenos paisajes, un reparto de renombre y una banda sonora que encaja bien en las secuencias empleadas, pero después de tanta corrección y tanto cuidado visual, queda en un relato vacío e intrascendente, demasiado próximo a un calco de la adaptación animada.
Película para el consumo de los incondicionales del cine Disney y con pocas pretensiones, para ver en una tarde lluviosa. Poco o nada se salva en La bella y la bestia, quedando como una pretenciosa y precipitada adaptación.


Personalmente y a modo de reflexión, debo decir que esta nueva adaptación de la novela, va en contra del mensaje que ésta siempre ha trasmitido, que la belleza está en el interior. Puesto que los responsables de la película se ocupan de ofrecer un regalo con un envoltorio muy bonito, pero que no llega al corazón del espectador.



Leer más...

23 jun. 2017



Desnuda el alma

Cruda, interesante y conmovedora película escrita y dirigida por un notable, Federico Fellini (La dolce vita, Amarcord, Boccaccio '70, Fellini, ocho y medio), desarrollando la historia de un grupo de estafadores que opera en Italia, aprovechándose de la buena fe de las personas necesitadas.

Poderosa y arrebatadora película de Federico Fellini, apoyada en un guion personal, junto con un notable reparto de intérpretes, desarrollando una trama magnética e intrigante, con su estilo personal y contando con uno de los grandes compositores, Nino Rota.

Nueva demostración de la personalidad y talento de su director para desarrollar historias humanas apasionantes, dejando a un lado las tendencias del cine comercial y apostando por un sello personal en una trama donde coloca a toda una galería de personajes estrafalarios, mentirosos y peligrosos.

El guionista y director italiano, Federico Fellini, confecciona una historia sencilla y memorable, en la que presenta el panorama y el estilo de vida de la sociedad italiana, plasmando las necesidades y situaciones por las que tuvieron que pasar muchas personas.

El director opta por un desarrollo pausado, presentando con claridad a los personajes participantes, preparando un cóctel explosivo donde la mezquindad, la miseria y la violencia harán acto de presencia.

El argumento resulta denso, duro, al tiempo que conmovedor, siguiendo las fechorías, fiestas y problemas personales de los estafadores. Una forma de vida peligrosa y mezquina que les permite obtener grandes beneficios económicos.

Se apoya en un correcto trabajo técnico, donde la fotografía y todos los elementos presentes trasmiten autenticidad en un mundo voraz plagado de situaciones de tensión y diversas sorpresas que elevan la calidad del conjunto. Cuenta con la colaboración de uno de los grandes compositores del séptimo arte, Nino Rota, con una pieza musical donde se siente la sospecha y el tono dramático del conjunto.

Almas sin conciencia, es ese tipo de producciones que pueden llegar a gustar, pero que resultan difíciles de digerir, por la cruda situación que describe. Un espejo visual de la gran depresión vivida en los años 40, donde se hacia cualquier cosa por sobrevivir, destacando los valores y mensaje que transmite la película.




  












  













  










Leer más...

21 jun. 2017

Han Solo, se queda solo


Spin stop

Llegan noticias inquietantes y poco alentadoras para los fans de Star Wars. Parece que el spin off de Han Solo, se ha quedado sin los directores. El cambio se produce según apunta la productora, a diferencias insalvables. Parece que Han Solo, hace honor a su apellido y de momento se queda solo. Esperemos que esto, no traiga repercusiones en su futuro estreno. En resumidas cuentas, el Spin Off, se queda temporalmente en Spin Stop. 
Leer más...

Johnny Depp en bancarrota


No le salen las cuentas

Me hago eco de una noticia que viene a recordar que hay que saber manejar las grandes fortunas.  Cuando parecía que todo era ideal en la vida del intérprete, Johnny Depp (Benny & Joon, The tourist, El llanero solitario, La novena puerta, Eduardo Manostijeras, Sweeney Todd, Pesadilla en Elm Street, Rango, Sombras tenebrosas, Enemigos públicos, Infiltrados en clase, Black Mass, Dead man, Blow, Descubriendo nunca jamás, Alicia en el país de las maravillas, Don Juan DeMarco), con grandes lujos, excentricidades, operaciones estéticas, mansiones y fiestas varias. Tenemos que informar que tras su divorcio ha empezado  saborear la precariedad y a notar que sus cuentas no están muy saneadas. Ahora está en pleno enfrentamiento judicial con sus administradores, a los que reclama la cifra de 23 millones de euros por haber gestionado mal su fortuna. Lo cierto es que el intérprete debería recordar el derroche que ha ido realizando a lo largo de estos años. De no ganar el juicio, no sólo no le pagarían, sino que tendría que pagar las costas.

Le notamos la preocupación

Tengo la sensación de que el reciente estreno de la quinta entrega de Piratas del Caribe, Piratas del Caribe: La venganza de Salazar, le va a servir para cubrir parte de los gastos. Puede resultar extraño, con los elevados contratos que firma y las grandes producciones en las que participa, pero todo apunta a que anda muy mal. La imagen de la portada, corresponde a la película protagonizada por el propio intérprete, Blow. Parece que como en aquella, tampoco le salían las cuentas. 






Leer más...

20 jun. 2017


Rareza asiática

Extraña, inconexa, pretenciosa, enfermiza y morbosa producción japonesa que conduce al espectador a través de un viaje hacia la visualización de la violencia y deshumanización de la persona, desarrollando una historia desagradable e incomoda de ver, en un ejercicio extraño y excesivo, donde no hay espacio para lo previsible.

El director y guionista Oxide Pang Chun (The eye, The Messengers, The eye 2, Peligro en Bangkok), desarrolla una trama extraña de una forma torpe, con la que consigue ofrecer una historia diferente y enigmática, de donde se sacan diversas lecturas con una temática prohibida y desconocida por gran parte de los espectadores, las snuff movies.

Cuestionable producto artístico que resulta incómodo de ver, lento, letárgico y confuso, donde los responsables de la película no escatiman en excesos de violencia, apostando por lo políticamente incorrecto, lo salvaje, lo inhumano, para desarrollar una historia que se antoja pretenciosa y morbosa, donde parece que todo vale para alcanzar cierta notoriedad en el mundo del cine.

No es una película para todos los públicos, llama la atención por el morbo que despierta y ha despertado en el público, pero lo cierto es, que como historia carece de verdadero interés. Cansa, molesta e incomoda al espectador, que es testigo de los excesos y licencias que se toma su creador para dar cuerpo a una historia que se antoja forzada.

Personalmente tengo que decir que no me ha gustado ni un poco y ha hecho que me plantee hacia qué tipo de cine está llegando la sociedad. No suelo tener problemas con las producciones asiáticas, pero debo decir que Anomalia, hace honor a su título, llegando a saturar y sobrepasar las barreras de lo artístico, aproximándose más a una tortura para el espectador. 

Leer más...

18 jun. 2017


Sencilla y eficaz

El director Paul Wendkos, presenta una correcta, sencilla y eficaz producción bélica, con un desarrollo simple y coherente a su ajustada corta duración. Misión suicida se apoya en una premisa interesante, con la que ofrecer una producción bélica que peca de previsible.

El encargado de dirigir un comando responsable de las misiones más complicadas de la Segunda Guerra Mundial, hace participar a sus miembros en una misión muy arriesgada. Deben atacar una instalación naval alemana conocida como la Costa de Hierro y que se considerada inexpugnable. El entrenamiento es largo y duro, muchos de los hombres mueren en los días previos, sin embargo el responsable del equipo cree que es el precio que deben pagar para conseguir el objetivo.

 El argumento es, en apariencia, sencillo, y los responsables de la película ofrecen un tratamiento relativamente cuidado de la imagen, dejando un pequeño relato que abusa de situaciones vistas con anterioridad en otras producciones bélicas.

Los productores intentan sacar beneficio de la presencia estelar de Lloyd Bridges (Aterriza como puedas, Cariño, he agrandado al niño, Hot Shots ¡La madre de todos los desmadres!). Su labor interpretativa no llega a ser memorable, pero se agradece el esfuerzo.

La película queda como un interesante relato bélico, pero no llega a superar la barrera de lo correcto, puesto que no llega a alcanzar las cuotas de dramatismo esperadas. En resumidas cuentas, Misión suicida, queda como una producción bélica  fácil de ver y disfrutar, que se olvida con la facilidad que se ve. 

Leer más...

Para llorar

El director italiano, Giuliano Carnimeo (Llega Sartana), se suma a la moda de los Giallo, ofreciendo un producto que se ajusta a las características habituales de este tipo de producciones, presentando y desarrollando una extraña historia, en la que se pueden ver escenas subidas de tono, mujeres desnudas y asesinatos. Elementos tradicionales del Giallo, en una trama confusa y forzada, que se desarrolla muy lentamente y sin garra, los asesinatos se van sucediendo, y llega un momento que resultan aburridos.

El argumento es, en apariencia, sencillo, y los responsables de la película ofrecen un tratamiento descuidado y chapucero de diversos aspectos técnicos e interpretativos, dejando un pequeño relato que abusa de situaciones vistas con anterioridad en otras producciones. Su premisa se derrumba progresivamente y no llega a tomar sentido.

Lo único destacable en su reparto es la presencia de unas cuentas mujeres de buen ver y un habitual de las producciones europeas, George Hilton, (Todos los colores de la oscuridad, Los profesionales de la muerte, Las pistolas cantaron la muerte, Coartada en disco rojo, Voy, le mato y vuelvo, El retorno de Clint el solitario), cubriendo el expediente pero sin llegar a deslumbrar.

En resumidas cuentas, Las lágrimas de Jennifer,  contagian al espectador y hacen que llegue a lamentarse por haber dedicado tiempo a semejante despropósito. Todo queda en un Giallo: flojo, irregular, decepcionante y bochornoso, echando a perder una propuesta relativamente llamativa. Pobres interpretaciones y mala calidad técnica en su conjunto. Producción italiana totalmente decepcionante.


Leer más...

17 jun. 2017

Muere John Advilsen


Buen viaje

El 17 de junio de 2017, malas noticias para todos los aficionados al cine, el director John G. Avildsen, ha muerto a los 81 años, según confirma su hijo, el cineasta falleció de un cáncer de páncreas. El ganador del Oscar a mejor director por Rocky, deja una pequeña e interesante filmografía, destacando su labor en Rocky 5 y en la saga de Karate Kid

Leer más...

Demi Moore dientes


Nuevo destape

Malas y decepcionantes noticias llegan. La veterana actriz Demi Moore (Striptease, Coacción a un jurado, Ghost: Más allá del amor, Bunraku) de 54 años, recientemente y durante la promoción de una de sus recientes películas, ha concedido una entrevista en la que ha hecho saber al mundo que ha perdido dos de sus dientes.  



La imagen sin los dientes, de la que durante muchos años fue mujer de Bruce Willis (El sexto sentido, Four Rooms, La conspiración, Setup, Jungla de cristal, El gran halcón, El último hombre, La muerte os sienta tan bien, Pulp fiction, Los mercenarios, La jungla 5) y posterior amante de un hombre más joven que ella, Ashton Kutcher (Killers, Colega, ¿Dónde está mi coche?), ha hecho tambalear su estatus de mito erótico.



La actriz que realizó uno de los grandes destapes del cine en la polémica e irregular, Striptease, vuelve a destaparse en una entrevista de una forma mucho menos sensual. Striptease se filmó con el único propósito de magnificar a una estrella del cine como Demi Moore, que por el papel cobró 9 millones de euros, lo que la convirtió en la actriz mejor pagada de Hollywood.



En la entrevista, la intérprete daba muestras de sus sentido del humor y mostraba una imagen que iba a descolocar a sus seguidores. La actriz aseguraba que la causa de la perdida de sus dientes, era debida al estrés.



Nos resulta curioso que mencione el estrés como causa principal, teniendo 54 años y habiendo vivido diversas noches de desenfreno. Pero bueno, si ella dice que es el estrés…



Nos encontramos ante una nueva modalidad de destape, ese en el que las estrellas dejan a un lado su glamour y se hacen más cercanos al público. Seguro que “El risitas”, se está frotando las manos pensando que tiene opciones para conquistar a Demi Moore.




Leer más...

16 jun. 2017

The loft (2014)


Asesinato en el picadero

Remake dirigido por el mismo director de la original, Erik Van Looy, que nos presenta un relato de intrigas y suspense, interesante, en el que un grupo de amigos comparten la habitación de un edificio para llevar a cabo sus fantasías sexuales. Una especie de nidito de amor secreto que se convertirá en el nido del crimen.

Una premisa inicial más que acertada, desarrollada a partir de una serie de secuencias que van ubicando al espectador en situación, explicando con cierta claridad cómo se han ido sucediendo los acontecimientos hasta el fatal desenlace.

Juega con los tiempos, con ideas y, paulatinamente, va depositando ideas y piezas para ir completando el puzle en la cabeza del espectador, logrando, de esa manera, mantener la intriga y el interés intentando descubrir al asesino.

El reparto escogido es acertado: jóvenes y guapos intérpretes ideales para entrar en personajes con una vida hecha, pero con ansias de aventuras personales, logrando crear un buen grupo central sobre el que se vierten las sospechas. Hay un baile constante de pistas y giros de guion que confunden y aturden, logrando mantener la confusión y el interés del espectador, hasta ir descubriendo la verdad progresivamente hasta alcanzar un desenlace sorprendente y satisfactorio. Presenta un aspecto visual propio de una producción televisiva, pero es lo de menos, lo importante es la historia y ésta funciona como un ejercicio de suspense e intriga inteligente.

Recomendable para los amantes del suspense y las intrigas, con giros argumentales y sorpresas. Consigue su propósito y logra ofrecer un entretenimiento absorbente.



Leer más...

14 jun. 2017


Gamberrada irregular

Comedia romántica irregular con ligeros puntos de locura, que presenta la historia de un padre sobreprotector y su familia que visitan a su hija en la Universidad, donde conocerán a su mayor pesadilla: su novio, un multimillonario bien intencionado, pero socialmente bastante peculiar.



Correcta y ajustada producción cinematográfica en clave de comedia, plagada de momentos gamberros y divertidos, dirigida por John Hamburg (Te quiero, tío;,Y entonces llegó ella), apoyado en un guión firmado por él mismo y con la colaboración de un habitual de las comedias, como: Jonah Hill (El lobo de Wall Street, Django desencadenado, Infiltrados en la universidad, Moneyball, Infiltrados en claseCyrus), contando con el apoyo en la producción de otro habitual del género, Ben Stiller (Y de repente tú, Starsky y Hutch); presenta y desarrolla un relato que sigue los esquemas tradicionales del género.



La película presenta diferentes etapas en las que resultan notorios los diferentes baches argumentales por donde pasa el desarrollo del argumento. Tiene un comienzo prometedor, desenfadado y dinámico, apoyándose en los tradicionales esquemas de la comedia romántica.



Tiene descaro, carisma y despierta simpatía con facilidad, ofreciendo diversas secuencias interesantes donde el humor se convierte en motor fundamental del relato. Progresivamente, los responsables del argumento abren las puertas a un desarrollo atropellado y torpe, donde se mezclan situaciones previsibles con las relaciones de pareja y diversas cuestiones de la vida común, creando una aparatosa mezcla que no funciona por completo. Cae en la reiteración de ideas y el argumento pierde frescura progresivamente, haciendo que el interés del espectador decaiga.



El desarrollo de la historia cae en la trampa de dejarse llevar por lo convencional, después de haber ofrecido momentos atrevidos y divertidos, haciendo que todo vaya resultando más previsible. Destaca la participación en la película de diversos rostros conocidos, como:  Bryan Cranston (Drive, Intocable, El inocente, Powes Rangers, El profesor, Trumbo, Godzilla, Infiltrado, Breaking Bad, En el frío de la noche) y James Franco (Spiderman, Oz, un mundo de fantasía;, The Iceman, Noche loca, El origen del Planeta de los simios, An American Crime, Spiderman 2, 127 horas, Spiderman 3, El desafío), resaltando la versatilidad del primero.



Resulta interesante la apuesta que realizan los responsables de la película, al ofrecer un papel protagonista a una intérprete que no presenta el perfil habitual del género,  Bryan Cranston, dejando que su personaje protagonista sea toda una oportunidad para disfrutar de su versión más gamberra. Un detalle digno de mención, porque parece que, últimamente, todos tienen que ser intérpretes centrados en temáticas serias.



La película intenta alejarse de los cánones habituales de las producciones románticas, pero lo cierto es que termina cayendo en las redes de lo convencional y monótono. El desarrollo de la trama resulta liviano y pasajero, tan fácil de ver como de olvidar, gran parte de lo que le sucede a cada uno de los personajes, resulta previsible y no sorprende.



¿Tenía que ser él?, no ofrece la homogeneidad necesaria, mezclando diversos temas y cayendo en la reiteración de situaciones para terminar dejándose llevar por lo que dictan los esquemas habituales de la comedia romántica. Presenta una excesiva duración, lo que hace que pierda el encanto y la gracia inicial.

  



Leer más...