27 abr. 2012


Aroma Disney

Steven Spielberg, toma las riendas de un interesante y llamativo trabajo, otorgando gran parte del protagonismo a las vivencias y aventuras vividas por un caballo, recordando a clásicos como Belleza negra.

La historia es sencilla, presentándonos la unión que hay entre el caballo y el protagonista, para mostrarnos su separación por la aparición de la guerra y como el joven protagonista nunca olvidará a su caballo y no cejará en su empeño de encontrarlo.
Durante su visionado recuerda a las historias tradicionales de Disney, con situaciones que se alejan mucho de lo que puede pasar en la realidad. Spielberg, demuestra su calidad a la hora de trasladar historias, ofreciendo un relato emocionante y dinámico, donde deja su sello de identidad, construyendo escenas llenas de intensidad y emotividad. Todo a través de los ojos y vivencias de un caballo.

A pesar de su larga duración, el camino y vivencias del caballo, los responsables de la película van presentando nuevas historias, haciendo que el interés vaya renovándose, aunque en el fondo, el núcleo de todo, se encuentra entre el protagonista y su caballo.
Como he dicho, se respira aroma Disney en gran parte del metraje, pero eso no quita para que se note también la mano de su director, con buenas secuencias de batalla enmarcadas en la primera guerra mundial y alguna que otra imagen de estimable belleza, que recuerdan a Lo que el viento se llevó.

Puede que peque de excesiva sensiblería, pero en los tiempos que corren a la gente le gusta ver historias esperanzadoras y Caballo de batalla, es una de ellas. Una película que no decepciona y ofrece grandes momentos cinematográficos.


0 comentarios :

Publicar un comentario