28 abr. 2012


Tengo un plan

Había visto secuencias sueltas, conocía el desenlace, pero hasta la fecha no había disfrutado de esta delicada y sublime fragancia que transmite esencia de mujer.
Una historia sencilla de dos personajes desconocidos que deben resolver sus propios problemas, y que juntos se complementan. El viejo coronel ciego, mal humorado y el joven estudiante, al que se le presenta el dilema moral de delatar a sus compañeros de clase, por avanzar en su carrera.
El vínculo que se crea entre los dos va desarrollándose lenta y firmemente, hasta el punto de servirse de apoyo el uno al otro.
El joven será el guía del viejo a la hora de caminar por la calle, y retomar la ilusión por vivir. Mientras que el viejo coronel ciego, abrirá los ojos del joven. Convirtiéndose en su mentor y defensor.
En la retina quedan muchos momentos como el del tango y la magnifica interpretación de Al Pacino.

0 comentarios :

Publicar un comentario