29 abr. 2012

Palabras encadenadas (2003)


Esconde sorpresas, ¿jugamos?

Increíble, de esas cosas que pasan desapercibidas, que por el título o la portada, hacen que no tengas en consideración esta película.
Desde un primer momento te atrapa con el monologo dirigido a cámara, en donde un hombre nos describe como ha sido el primer asesinato que ha cometido, y como no ha sentido ningún tipo de culpabilidad o arrepentimiento. Sencillamente espeluznante, a continuación, estamos ante la imagen de una mujer amordazada, a la que le propone jugar al juego de las palabras encadenadas si quiere salir viva.

Todo el peso recae en los dos protagonistas, jugando a un juego que resulta macabro y confuso, donde se nos irán desvelando circunstancias de la vida de la pareja. Genera confusión, tensión y te sientes atrapado en una habitación con preguntas. Cuando encuentras la solución a una, y abres una puerta, apareces en una nueva habitación con más interrogantes.

El suspense va en aumento a pasos agigantados, están jugando al juego del gato y el ratón, hasta que llega el momento en el que ya no sabes quien es el gato y quien el ratón. Las piezas van encajando y dando forma el enigma que se encuentra detrás de todo y lo consigue con un desenlace aterrador.




0 comentarios :

Publicar un comentario