28 abr. 2012


Ambiciones que tocan fondo

Somos testigos del origen, crecimiento y muerte de la lucha por llegar al poder. Una vida llena de ambición por alcanzar el máximo de todo con sangre, sudor y lágrimas. Todo lo que se interponga en el camino no importa, la cuestión es avanzar y seguir construyendo el imperio de dinero. Cada paso hacia el poder, y el éxito supone aquí un paso más hacia la bajeza moral, al hundimiento de lo personal. Trabajar en los pozos de ambición supone manchar algo mas que las manos.

El director, Paul Thomas Anderson, (Boogie nights), vuelve a ofrecer un trabajo sólido y crudo, presentando una serie de personajes envenenados por las ansias de poder y el dinero.

La interpretación de Daniel Day-Lewis (El crisol), es aplastante y de una intensidad demoledora, en una mirada toda la ambición. Poder disfrutar de una interpretación de estas características, hace que Pozos de ambición ya merece ser vista.

El argumento es, en apariencia, sencillo, y los responsables de la película ofrecen un tratamiento elegante y cuidado de la imagen, para desarrollar una historia oscura, sombría y apasionante, donde la ambición y las ansias de poder están por encima de todo, incluso de lo ético.  Resulta difícil explicar mucho más, lo mejor es que estéis preparados para una película notable.


1 comentario :

  1. Que bueno es Daniel Day-Lewis. Hoy en día no tiene parangón.

    ResponderEliminar