29 abr. 2012


Sin sentido total

Sin motivo aparente, podría haber pasado a titularse Sin sentido total, puesto que la trama carece de sentido desde digamos el minuto cinco de metraje.
Una vez que se suceden los acontecimientos, uno es consciente de que se encuentra ante una historia muy floja, que pretende asemejarse al cine negro de antaño, con la tradicional Femme fatale. Pero lo que consigue ser, es un insulto y una blasfemia para ese tipo de género.

Una lastima que Samuel L. Jackson, no seleccione con mejor gusto sus papeles, aunque siempre ha sido amigo de algunas historias un tanto estrafalarias.
En ésta historia muchos de los comportamientos y acciones de los personajes implicados, se alejan mucho de lo que una banda de ladrones profesional debería hacer, cayendo en infinidad de contradicciones.

Los personajes veteranos no encajan en la trama y bien se podría haber prescindido de los mismos, al igual que una escena en la que dos protagonistas se dedican a tocar el piano y el violonchelo, siendo una la secuestradora y el otro el rehén. Como ya he dicho, sin sentido total…
El guión se tambalea por todos los rincones, los pilares principales de la historia están hechos de paja. Se sujeta mejor un elefante sobre un ratón. Totalmente prescindible.



0 comentarios :

Publicar un comentario