27 may. 2012


Historia real desaprovechada


Irregular producción disfrazada de comedia romántica con toques dramáticos que presenta y desarrolla la historia real del hombre que llegó a denunciar y cuestionar la ética de la industria farmacéutica.
El director Edward Zwick (Jack Reacher: Nunca vuelvas atrás, El caso Fischer, Diamante de sangre, En honor a la verdad, Tiempos de gloria, El último samurai, Resistencia, Leyendas de pasión, Estado de sitio), toma los mandos de una producción que, posiblemente, hubiera dado para un mensaje más elaborado y profundo, centrando el núcleo de la trama en una historia de amor apoyada inicialmente en algo meramente sexual.
La historia toca demasiados palos, entre comedia y drama, con personajes que pasan sin pena ni gloria en una sucesión de situaciones reiterativas que pueden llegar a saturar al espectador. Una verdadera lástima, puesto que podría haber explotado más la historia real en la que se basa. Personalmente, creo que en otras manos hubiera dado para algo más profundo y menos superficial. Se deja ver, aunque hay momentos en los que como no sabe hacia donde tirar, los responsables de la película ponen las tradicionales imágenes con música sublime de fondo, apostando por lo idílico y alejándose de lo real, haciendo que en algunos momentos llegue a resultar pesada y carente de alicientes para seguir su visionado.
El argumento es, en apariencia, sencillo, y los responsables de la película ofrecen un tratamiento elegante y cuidado de la imagen, dejando un pequeño relato que abusa de situaciones vistas con anterioridad en otras producciones similares. Pese a que intenta alejarse de las tradicionales comedias románticas, al final, vuelve a caer en el mismo esquema argumental de todas ellas.
La película se beneficia de la labor y presencia de su pareja protagonista, la formada por: Jake Gyllenhaal y Anne Hathaway, los cuales ya trabajaron juntos en Brokeback Mountain, lo cual facilita que la química entre los dos sea más cercana al espectador.
En resumidas cuentas, Amor y otras drogas, cuenta con una cuidada fotografía, buenos paisajes y una banda sonora que encaja bien en las secuencias empleadas, pero después de tanta corrección y tanto cuidado visual, queda en un relato vacío e intrascendente, lo mismo de siempre.




0 comentarios :

Publicar un comentario