19 jun. 2012


Se ríe de sí misma

Nueva versión de El motorista fantasma, que no llega a convencer del todo, posiblemente debido a que las bases iniciales ya resultaron decepcionantes.
Alocada, genuina y excesiva producción de acción apoyada en un peculiar humor negro, donde los directores, Mark Neveldine y Brian Taylor (Crank: Veneno en la sangre, Gamer, Crank: Alto voltaje), sacan el máximo partido de la presencia de su estrella protagonista y productor, Nicolas Cage.


Este nuevo intento de explotación del famoso personaje, trata de alejarse un poco de la original, creando un resumen inicial que no encaja del todo con lo presentado en su predecesora.


El argumento es, en apariencia, sencillo, y los responsables de la película ofrecen un tratamiento elegante y cuidado de la imagen, dejando un pequeño relato que abusa de situaciones vistas con anterioridad en otras producciones. Cuesta no entrar en comparaciones, pero se puede decir que a pesar de contar con una historia más sencilla, ésta resulta más atractiva de lo esperado, yendo directa a la acción, sin tapujos, como mero entretenimiento que pretende ser.


Los efectos especiales resultan logrados y creíbles, sobre todo el aspecto visual del fuego y del cráneo del motorista fantasma, que en otras ocasiones daba la sensación de no tener un tamaño proporcional ligado al cuerpo.


La historia cuenta con momentos cómicos y con situaciones en las que evidencia que ni sus propios directores se la toman en serio, teniendo la capacidad de reírse de sus propios personajes.


Lo único que desentona es la interpretación y presencia de Nicolas Cage (Pay the ghost, Tokarev, La roca, Al límite, Bajo amenaza, Cara a cara, Contrarreloj, Caza al asesino, Leaving Las Vegas, El pacto, En tiempo de brujas, Con Air, Asesinato en 8 mm.), que vuelve a hacer un uso desmedido de su sobreactuación, generando innumerables muecas histriónicas. Cuesta pensar que pudo ganar un Oscar en sus inicios con Leaving Las vegas.


De todas formas y a pesar de todo, resulta una versión divertida y gamberra, que se aleja de cualquier lógica y que no tiene grandes fines, solo el del entretenimiento.




0 comentarios :

Publicar un comentario