12 jun. 2012


Desternillante

Esta película haría morir de carcajadas al propio Terminator, con eso lo digo todo, fantástica e imprescindible.
Por ahí sale kevin Spacey, ganador de los Oscar a mejor actor y mejor actor secundario, quien lo diría, ¿eh?
Es una buena comedia con mucho humor, hecha a la medida de Gene Wilder y Richard Pryor, se disfruta con ella.
La química que se produce entre los dos protagonistas hace las delicias de los espectadores, desatando innumerables momentos desternillantes de diversión y risa.
En ningún momento decae el entretenimiento, logrando un equilibrio poco habitual entre comedia y acción.
No cae en la comedia absurda de las palabras mal sonantes y situaciones escatológicas, de las que tanto se abusa en algunas ocasiones, ofreciendo un humor inteligente y agradable de ver, dejando muy buenas sensaciones.
No me chilles, que no te veo, recoge en su titulo el alma de la historia, dos personajes discapacitados, que vivirán todo tipo de situaciones cómicas juntos.
Lo pasarás en grande.

0 comentarios :

Publicar un comentario