14 jul. 2012

Internados (2008)


Para mandar a un psiquiátrico a todos los responsables

Ridícula broma de mal gusto, donde se presenta a los tradicionales jóvenes que se reúnen en un lugar, que antiguamente había sido un manicomio donde un doctor perturbado realizaba experimentos atroces.
El doctor fue castigado por sus pacientes y se rumorea que desde entonces siguen ocurriendo cosas extrañas en el lugar de los hechos.
Curiosamente, los jóvenes que han acudido, presentan diversos problemas de la infancia y pronto el famoso doctor ira haciendo acto de presencia, con absurdos ataques, que pretenden recordar a los de Pesadilla en Elm Street, pero que no tienen ni pies ni cabeza, como los guionistas de semejante despropósito criminal de terror.
A pesar de su corta duración, llega a hacerse eterna y lo único que podría tener positivo que son las atrocidades que comete el perturbado doctor, resulta que abusan de mostrar imágenes sangrientas que rozan lo ridículo.
Todo se escapa de la lógica, todo carece de sentido, las visiones, la figura del doctor que no queda claro si es un ente o un hombre real y sobre todo, hacia el final que parezca que acaba de salir de una sesión de sadomasoquismo. Como he dicho inicialmente, una broma de mal gusto, que se aproxima en exceso a lo ridículo y absurdo. Sus productores y participantes, necesitan visitar un manicomio real…

0 comentarios :

Publicar un comentario