17 jul. 2012


Muestra del cine de terror tradicional


Atractiva e interesante película de terror que emplea los elementos tradicionales de las casas encantadas, combinando terror psicológico con sucesos paranormales y unas buenas dosis de suspense.



Parte de una premisa sencilla en la que un excéntrico millonario invita a cinco personas a su mansión, donde se dice que se han cometido crímenes. Les ofrece 10.000 dólares por pasar la noche allí, incomunicados. Los invitados no se conocen entre sí ni tampoco al anfitrión, pero necesitan dinero. En un momento dado, empiezan a ocurrir sucesos extraños en la casa. Ésta es la excusa perfecta para dar paso a toda una galería de situaciones extrañas marcadas por el misterio y el terror. Algo que su director, William Castle (Los 13 fantasmas, La vieja casa oscura, 13 chicas aterrorizadas), explota con inteligencia, gracias a una correcta ambientación.



Crimen, temores, misterio y traiciones florecerán entre los invitados, donde al parecer no son los únicos habitantes del lugar, pronto descubrirán que detrás del dinero se escondía un precio más valioso, la propia vida. La trama consigue reunir suspense con toques de humor negro, con elegancia y maestría, dando paso a un juego macabro que depara más de una sorpresa.



Lo más destacable del reparto, reside en la presencia y aportación de uno de los grandes representantes del cine clásico de terror y suspense, Vincent Price (El ultimo hombre sobre la tierra, Eduardo Manostijeras, La máscara de la muerte roja, El palacio de los espíritus, La casa de las sombras del pasado, Que el cielo la juzgue, Los crímenes del museo de cera, El club de los monstruos, Laura).



El equipo técnico genera una correcta y acertada atmósfera oscura, apoyada en una inteligente utilización del blanco y negro, donde la oscuridad y las tonalidades grisáceas toman un protagonismo importante. Cuenta con unos convincentes efectos especiales artesanales que ayudan a  dar verosimilitud a los sucesos paranormales presentados. El director cae en el error de ofrecer un esquema lineal, dejando que se sucedan los hechos paranormales, haciendo que pueda resultar monótono y reiterativo, perdiendo el impacto inicial. El argumento logra ser nítido y peca de inocente, haciendo que no resulte demasiado terrorífica, si la vemos en la actualidad. A pesar de ello, no deja de ser un clásico de terror y suspense, altamente recomendable.


En resumidas cuentas, La mansión de los horrores, es un buen relato de terror paranormal y suspense, sentando las bases para la famosa temática de casas encantadas.  

0 comentarios :

Publicar un comentario