24 ago. 2012


Tratamiento contra el prejuicio social

El intérprete, Mel Gibson (Arma letal, Gallipoli), inicia su propio camino como director, alejándose  de sus papeles de tipo duro y de las secuencias de acción que siempre le acompañaron, para contarnos una historia que habla de la amistad que surge entre un hombre desfigurado y un niño.

Corren rumores acerca del habitante de una casa, sobre un hombre desfigurado que no tiene buena fama entre los habitantes de un pueblo. La curiosidad de un niño hará que éste interrumpa en la casa del hombre desfigurado haciendo que éste tome la decisión de castigarlo para que el niño aprenda modales. Pronto el niño se olvida de las apariencias y empieza a disfrutar de los mandatos a los que le somete el hombre desfigurado que resulta ser un profesor que sufrió un accidente que le dejó grandes secuelas. Pasarán gran parte del tiempo juntos y aprenderán el uno del otro, cuando un maestro no sólo enseña sino que educa, nos está abriendo las ventanas de la inteligencia, la creatividad y el respeto.

Con este trabajo, Mel Gibson (Braveheart, La pasión de Cristo, Apocalypto), deja clara su capacidad para desarrollar historias atractivas y llamativas en la que se pueden encontrar paralelismos entre su trabajo y los prejuicios que muchos pudieron tener a la hora de ver su primera obra como director. Una historia que trata con acierto los prejuicios, la amistad, el conocimiento y el respeto.









0 comentarios :

Publicar un comentario