27 ago. 2012


El negocio de las armas


Uno de los grandes representantes del cine de ciencia ficción actual, Andrew Niccol (Gattaca, Simone, In time, Good Kill, La huésped), deja momentáneamente las fantasías y los futuros apocalípticos, para desarrollar una historia seria, contundente y arriesgada, con la que presentar una crítica potente contra el imperio armamentístico, liderado por el señor de la guerra. 
La película parte de una premisa llamativa y absorbente que conecta rápidamente con el espectador, desarrollando con inteligencia, una trama en la que se nos presentan las artimañas de un traficante de armas que viaja alrededor del mundo haciendo negocios con el mejor postor.



Es una historia interesante y atrevida, que nos recuerda que el dinero y el poder de la industria de las armas son lo que hace girar este mundo de intereses.

Muestra como las naciones y sus gobernantes, sustentan el negocio de las armas, estando involucrados directa o indirectamente en un negocio, que en algunos casos ellos mismos critican y censuran. Un sector industrial que mueve millones de toneladas de armamento al año y que se traduce en conflictos bélicos, millones de dinero, muerte y destrucción.



Con una secuencia inicial que resume eficazmente el tema que trata, el guionista y director, presenta al personaje principal interpretado por un correcto Nicolas Cage (Pay the ghost, Tokarev, La roca, Al límite, Bajo amenaza, Cara a cara, Contrarreloj, Caza al asesino, Leaving Las Vegas, Ghost rider: Espíritu de venganza, El pacto, En tiempo de brujas, Con air, Asesinato en 8 mm.), recordando que su presencia es necesaria e indispensable para los negocios oscuros de los gobernantes. Como intérpretes secundarios, tenemos a uno de los habituales del cine de Andrew Niccol, Ethan Hawke (Gattaca, Quiz Show, La cinta), acompañado por un correcto, Jared Leto (Dallas Buyers Club, Escuadrón suicida).



En resumidas cuentas, El señor de la guerra queda como una acertada y minuciosa crítica al negocio de armas y a la hipocresía de una sociedad decadente. Un tema muy serio que seguro os va a dejar analizando muchas cosas.



0 comentarios :

Publicar un comentario