5 ago. 2012



Almas condenadas

Adaptación de uno de los relatos del majestuoso Edgar Allan Poe, por parte del director de cine B, Roger Corman (La tienda de los horrores, El hombre con rayos X en los ojos, El viaje, La tumba de Ligeia, El palacio de los espíritus, El cuervo, El terror, La obsesión, Historias de terror ), que con un bajo presupuesto y sacando máximo partido de los medios que disponía, realiza una adaptación que consigue una atmósfera gótica jugando con la iluminación.



En algunos aspectos, puede considerarse una obra sobrevalorada, ya que resulta débil en el desarrollo de los acontecimientos y en su ejecución final con ciertas sobreactuaciones por parte del reparto donde, por suerte, surge una figura que eleva la calidad del conjunto, como es la presencia del tradicional e inquietante, Vincent Pryice (El último hombre sobre la tierra, La mansión de los horrores, Laura).



La historia nos sitúa en el siglo XII, en una aldea que está siendo víctima de una plaga devastadora conocida como “La muerte roja”, que hará que el príncipe Prospero, fiel seguidor de Satanás, reúna en su mansión a una serie de invitados para salvarlos de la epidemia a cambio de someterles a juegos morbosos, humillaciones y muertes.



La película posee el encanto de los clásicos del terror, ya que adapta la obra del genuino e hipnótico, Edgar Allan Poe, en una producción modesta que consigue captar la esencia de su oscuro relato. Se apoya en un argumento llamativo y atractivo, con el que su director consigue captar y mantener la atención del espectador, generando una atmósfera idónea para el misterio y el terror gótico.

Presenta algunos problemas de ritmo, pero tiene la magia de los clásicos, lo que despierta cierta fascinación en el espectador. El paso del tiempo no ha tratado bien a La máscara de la muerte roja, haciendo que pierda cierto impacto al ser vista en la actualidad, pero es innegable que posee los ingredientes necesarios para resultar atractiva y satisfactoria.  

0 comentarios :

Publicar un comentario