27 ago. 2012

Pasos en la niebla (1955)


Pasiones que no entienden de razones

Un muy bien elaborado juego de crímenes, traiciones, celos y amores pasionales que no entienden de razones, con una sublime Jean Seamons que brilla con luz propia, en el papel de una sirvienta que tras la muerte de la Señora, comienza a sospechar de la actitud del marido y empieza chantajearle, sin ser consciente del riesgo que eso supone.
Una vez destapadas las sospechas, en un principio puede parecer que va a perder interés, ya que cualquier atisbo de suspense parece imposible que se de, pero nada más lejos de la realidad, es a partir de ese momento cuando se desarrolla una trama llena de argucias, crímenes, chantajes, engaños y pasiones escondidas, que harán que todo conduzca a un camino inesperado.
Cuenta con una ambientación adecuada, ubicándonos en una ciudad repleta de luces y sombras, cuyas calles quedarán manchadas por la sangre de un crimen, que queda cubierto bajo el espeso manto de la niebla,
Sorprende positivamente su argumento, como un imán te atrapa en el campo magnético que genera a través de las diferentes artimañas, que cuenta con unos giros de guión inesperados.
El comportamiento ilógico de algunos personajes, solo se comprende desde la ceguera que supone el amor.
Un gran ejercicio de suspense con toques de drama romántico, que por su calidad debería atesorar mayor fama, no defrauda.

0 comentarios :

Publicar un comentario