3 ago. 2012

Sombras y niebla (1991)


La trama de misterio se difumina en la niebla

Claro homenaje de Woody Allen al cine de terror y expresionista europeo, con especial dedicación al vampiro M de Lang y a la parada monstruosa de Tod Browning, tocando con pinceladas cómicas los temas habituales en el cine de este autor.
Nos sitúa en las calles, donde un psicópata anda cometiendo crímenes, estrangulando a sus victimas bajo la niebla.
La gente atemorizada saldrá a las calles en busca del criminal, haciendo participe al protagonista temeroso e inseguro, al que todos le dicen que su participación en la búsqueda del asesino es crucial en el plan.
Con el fin de conocer que repercusión tiene él en el plan, saldrá a los callejones, viviendo todo tipo de situaciones rocambolescas, rodeadas por el misterio y una niebla perturbadora.
Inusual en la filmografía de su director, la historia cuenta con una fotografía que envuelve las calles con una cortina de niebla y oscuridad que genera una atmósfera opresiva y tenebrosa.
Allen deja su sello habitual, abordando temas como el matrimonio, la religión y sus temores particulares con pinceladas de humor, que no terminan de cuajar del todo.
Por desgracia la trama de misterio y crimen se difumina entre los burdeles y el mundo del circo, perdiéndose en la densa niebla.

1 comentario :

  1. Película bastante floja con respecto a sus otras obras. No consiguiendo, en mi caso, tenerme absolutamente concentrada en ella, pues en este caso si encuentro, alguna que otra incoherencia.

    Sin embargo, al leer tu crítica y otras varias, le coges ese puntillo propio de Allen, poner en la palestra esos temas que tanto se cuestión, como la religión, la moralidad, la convicción social... y aunque la película te deja sin más, merece algún tipo de reconocimiento el hecho de combinar esos temas con una situación, siendo benévola, un tanto extraña.

    ResponderEliminar