18 ago. 2012

Un par de zapatos del 32 (1973)


Atar cabos sueltos a cualquier precio

Un niño es testigo de cómo el director de su colegio ha matado a un hombre. El director del colegio deberá encontrar al muchacho para eliminar cualquier cabo suelto del crimen que ha cometido, para ello solo dispone de unos zapatos que se ha dejado el niño en su huida.
El director del colegio realiza una búsqueda exhaustiva, realizando pruebas a los alumnos para intentar averiguar cual de ellos puede ser el testigo y de esa manera evitar dejar cabos sueltos.
Producción española que cuenta con la participación estelar de Ray Milland, ya en horas bajas, que resuelve su papel con oficio, divagando sobre la identidad del testigo.
La idea de partida resulta atractiva e interesante, lamentablemente a medida que avanza la búsqueda del joven, se desaprovecha derivando en un producto que resulta monótono, inverosímil y en más de un momento ridículo.
En su afán por jugar con el suspense y crear giros de guión, entra en una vertiente monótona que roza lo cómico e inverosímil, hasta que concluye con un desenlace irónico e inesperado, que eleva en cierta medida la calidad del conjunto.

0 comentarios :

Publicar un comentario en la entrada