24 ago. 2012


Ver más allá de los prejuicios


Nos encontramos ante la secuela de la atractiva y llamativa, White Noise, una película de terror y suspense que tuvo cierta repercusión gracias a su premisa centrada en el mundo de lo extraño y paranormal.
Esta segunda entrega presenta y tiene claros indicios de ser una producción propia de la televisión, con un una calidad técnica e interpretativa limitada, pero que por extraño que parezca, ofrece cierta solidez argumental en una historia interesante, donde el mundo del más allá vuelve a tener una presencia importante.

Un hombre que pasa una tarde con su familia es testigo de cómo su mujer e hijo son asesinados a punta de pistola. En ese momento su vida se desmorona y decide suicidarse para encontrarse con sus seres queridos. Se pasea por el fino hilo que separa la vida de la muerte y vuelve al mundo de los vivos con un extraño poder sensorial que le permite ver una luz especial alrededor de personas que encontrarán la muerte en un futuro próximo. En el momento que es consciente de que la vida de esas personas están en riesgo, no duda ni un instante en intentar salvarlas, pero desconoce que salvar una vida pueda tener consecuencias trágicas.
Tiene un comienzo poco prometedor, forzado y ridículo que no hace presagiar nada bueno, pero sin embargo la trama gana enteros a medida que avanza, te atrapa en la búsqueda de una explicación para todo lo que está ocurriendo.

Si en la primera entrega de White Noise, destacaban los efectos paranormales por encima de la historia, aquí sucede todo lo contrario. La historia te envuelve entre sus incógnitas, logrando ofrecer un trabajo sólido e interesante. En algunos momentos, llegan a resultar innecesarias algunas apariciones espectrales que en algunos puntos son ridículas.

Evidentemente, White Noise 2: la luz, es una obra menor que no cuenta con grandes puntos a su favor, pero no decepcionará a los seguidores de lo sobrenatural. La clave es dejar a un lado los prejuicios.




0 comentarios :

Publicar un comentario