3 sept. 2012


No exprime bien la idea inicial

El interesante y siempre atrevido director, Peter Hyams (Testigo accidental, Capricornio uno, Sudden Death, The Relic, El fin de los días, Atmósfera cero, Permanezca en sintonía, Timecop, Más allá de la duda, Más fuerte que el odio, 2010: Odisea Dos), se lanza a la aventura tomando las riendas de la dirección de una sugerente y llamativa adaptación, apoyada en un relato futurista del famoso novelista, Ray Bradbury.


Parte de una premisa inicial prometedora y atractiva: en el futuro se ha ideado la forma de realizar viajes en el tiempo y sacar beneficios económicos a partir de rutas turísticas programadas que incluyen la caza de animales prehistóricos. Esos viajes en el tiempo tienen una norma fundamental, no alterar ningún espacio temporal, pero pronto en uno de los viajes se romperá el equilibrio. A partir de ese momento, el mundo que conocen irá sufriendo alteraciones con nuevas incorporaciones en el mundo animal y vegetal que supondrán un cambio en el escalón alimentario, pasando a estar la especie humana en peligro.


Los supervivientes a los cambios sufridos y a un nuevo orden mundial intentaran averiguar qué pudo ser lo que salió mal en el pasado mientras sobreviven en el presente. La trama cuenta con unos efectos especiales, en apariencia, buenos, pero que denotan cierta baja calidad en su conjunto. También deja la sensación de que la idea inicial y prometedora no se desarrolla en su totalidad, dejando la sensación de que podría haberse jugado más con las alteraciones del tiempo, presentando mayor diversidad de seres y situaciones de acción.


Los responsables de la película desarrollan una trama interesante y magnética, con multitud de lecturas y opciones para su desarrollo, ofreciendo un trabajo irregular que peca de simplón, dejando la sensación de que con otro presupuesto y otras técnicas cinematográficas, hubiera dado para algo más espectacular. Es como si el presupuesto o la imaginación de los guionistas no dieran para más, limitando el amplio abanico de posibilidades que ofrecía el planteamiento inicial.


En el reparto podemos encontrar a ciertos intérpretes conocidos como: Edward Burns, Catherine McCormack y Ben Kingsley, cumpliendo con sus labores de gancho comercial y dejando a un lado su función interpretativa, convirtiéndose en víctimas de su propio trabajo.


En resumidas cuentas, El sonido del trueno, se queda en una película de ciencia ficción correcta y atractiva, pero que no termina de resultar del todo satisfactoria.



3 comentarios :

  1. Si no fuera por los efectos especiales tan malos,podría haber sido mucho mejor, es una gran historia, ojalá pronto hagan una buena adaptación

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No soy partidario de muchos de los remakes ni de los reboots, pero en esta ocasión debo apoyar tu idea. Creo que podría haber dado para mucho más de lo que llegaron a ofrecer.

      Eliminar
  2. Lo de esta película es una verdadera lástima. La idea, pese a no ser original, ya que fue tratada con anterioridad, era estupenda para hacer una gran producción, pero los FX destrozan todo lo bueno que se podía sacar...con tanto croma chusco y cgi del todo a cien. De verdad que nunca me imaginé que los FX podrían destruir completamente una película. Pues en este caso ocurre y con creces. Una verdadera pena.

    ResponderEliminar