1 sept. 2012


Un destino

Sam Peckinpah presenta la historia de dos viejos amigos de fechorías, Pat Garret y William Money, más conocido como Billy el niño, que deben adaptarse a un nuevo estilo de vida emergente, la civilización.
Pat Garret elige adaptarse y escoge un nuevo tipo de vida como sheriff, deberá dar caza a su viejo camarada Billy el niño, que no ha cambiado.
Billy el niño representa al viejo oeste, violento y sanguinario, mientras que Pat es la parte del oeste que evoluciona y entra a formar parte de un mundo, donde las líneas de ferrocarril se van abriendo paso y los duelos a muerte, se sustituyen por pactos y negocios.
Una metáfora constante, que nos trae dos figuras destinadas a encontrarse al final del camino, el fin de una época, de una forma de vida.
Cuenta con unas notables interpretaciones por parte de James Coburn y Kris kristofferson y la pobre presencia de Bob Dylan, que donde mejor se desenvuelve es en el apartado musical, aportando a la trama un aire de nostalgia y arrepentimiento.
Un mundo implacable, violento, machista, sucio y polvoriento, en el que la vida pasada de dos viejos amigos verá su fin.
Sam peckinpah recoge con su sello habitual, plagado de imágenes violentas a cámara lenta, la caída y desaparición del viejo oeste.

0 comentarios :

Publicar un comentario