28 oct. 2012


Doble juego

El máximo mandatario de una importante publicación diaria, comete un crimen pasional. Para evitar ser descubierto tratará de localizar a un posible testigo, para lo cual, pide los servicios de uno de sus más avispados empleados.
La historia a pesar de presentar el crimen y al artífice del mismo, logra ofrecer un doble juego entre el gato y el ratón inteligente y lleno de suspense, manteniendo un ritmo dinámico y fluido, gracias al cual, el tiempo pasa fugazmente.

El argumento logra plasmar con claridad los tejemanejes y artimañas que rodean a la búsqueda del testigo, ofreciendo una atractiva e inteligente búsqueda opresiva, que irá cerrando el círculo que se cierne sobre la auténtica identidad del testigo.La película se nutre del suspense, apoyada en ligeros toques de humor y en la inestimable presencia de dos grandes figuras de la interpretación.

Charles Laughton (El sospechoso, Posada Jamaica) representa a un hombre esclavo del tiempo, que abusa del poder, ofreciendo una visión caricaturesca, que resulta irónica. Por su parte, Ray Milland (El desván, Un par de zapatos del 32, El hombre con rayos X en los ojos, Crimen perfecto) encarna eficazmente a un personaje audaz, que deberá lidiar con dos situaciones harto complicadas entre sí, resolver el misterio antes de que salga a la luz la identidad del testigo.

El argumento apoyado en las interpretaciones del reparto logra transmitir los intereses, pensamientos y acciones de cada personaje con claridad, haciendo que el público al que va dirigido, medite, analice y discurra sobre los próximos movimientos de los personajes, logrando mantener el interés y la atención alrededor de la trama en todo momento.



0 comentarios :

Publicar un comentario