5 oct. 2012


Laberinto claustrofóbico

Tras sufrir una avería en su coche, una pareja debe pasar la noche en un hotel que se convertirá en la mayor de sus pesadillas.
Parte de una idea sencilla a la que el director le imprime un ritmo desenfrenado, repleto de tensiones y sorpresas, que evitan que nos plateemos la verosimilitud de las situaciones.

A medida que avanza la trama va dejando entrever el entramado que se esconde tras las paredes del hotel en el que reside la pareja.
Genera situaciones de terror y angustia a partir de sonidos y golpes de efecto contundentes, que van aumentando progresivamente, generando una atmósfera claustrofóbica espeluznante.
Logra transmitir las sensaciones de angustia, terror y agonía que viven los personajes, a través de unos más que correctos Luke Wilson y Kate Beckinsale.

Habitación sin salida, se convierte en un vehículo vertiginoso, que hará que aguantes la respiración para saber que ocurre al otro lado de la pared.
El hotel se convierte en un laberinto claustrofóbico, lleno de trampas y sorpresas terroríficas, del que no será fácil escapar.



0 comentarios :

Publicar un comentario