21 oct. 2012


Sombras del pasado

El encargado de un bar vive en un pueblo alejado del mundanal ruido, teniendo una vida apacible y serena, rodeado por su familia, pero la calma se verá truncada por un ataque en el bar. Unos hombres, de cuestionables intenciones, creen reconocer en él a un viejo miembro de un grupo mafioso. A raíz del suceso, su rostro saldrá en las noticias como el héroe del pueblo y su familia y él mismo correrán un grave peligro.


David Cronenberg (Cosmópolis, Un método peligroso, Promesas del Este, Spider, Existenz, Crash, M. Buterfly, Inseparables, El almuerzo desnudo, La mosca, Videodrome, La zona muerta, Scanners, Cromosoma 3, Rabia, Vinieron de dentro de…),  se aleja de sus habituales trabajos vinculados con la ciencia ficción y lo surrealista, para presentar una historia contundente, visceral y enérgica, repleta de violencia.


El director dota a la historia de un ritmo vertiginoso y explosivo, convirtiendo un argumento sencillo y rutinario en una montaña rusa de emociones contenidas y tensiones, logrando mantener la atención del espectador en todo momento. Desarrolla los temores y deseos del protagonista que únicamente quiere vivir en paz con sus seres queridos, pero que deberá saldar su deuda con el pasado. El argumento de la película, recuerda que el pasado forma parte del presente y futuro del hombre, del que no es fácil desprenderse.


Cuenta con un reparto sólido y llamativo, con unos impecables Viggo Mortensen, William Hurt y Ed Harris, cuya caracterización hace poner los vellos de punta. El argumento es, en apariencia, sencillo, y los responsables de la película ofrecen un tratamiento elegante y cuidado de la imagen, dejando un pequeño relato que abusa de situaciones vistas con anterioridad en otras producciones, pero es innegable que posee el sello distintivo de su director.


Las secuencias de acción resultan contenidas, hasta que una mirada, un gesto involuntario, desatan un baño de sangre y violencia explicita. La amenaza constante que sobrevuela las vidas de los familiares del protagonista genera una atmósfera opresiva, repleta de angustia y tensión que no desaparece hasta la conclusión de la historia.


David Cronenberg, coge la batuta con firmeza y dirige con un pulso seco, contundente y vertiginoso, una historia de violencia, ofreciendo un resultado final notable.







2 comentarios :

  1. Por completo de acuerdo. Esta película me ha fascinado por las impecables actuaciones, que muestran al "animal humano" de cuerpo entero, escondido bajo un aspecto civilizado que puede hacerse pedazos en cualquier momento. Una película que sólo puede estar interpretada por grandes actores, y dirigida por un gran director.

    ResponderEliminar
  2. Gracias por la visita y por el aporte, vuelve cuando lo desees.

    ResponderEliminar