28 nov. 2012

El cazador de sueños (2003)


Llena de altibajos

Adaptación de una novela de Stephen King que gira entorno a unos jóvenes que reciben unos poderes que les acompañaran toda su vida, tras proteger a un indefenso niño, que les servirán para hacer frente a una extraña enfermedad que esta afectando a una gran parte de la población.
La trama presenta luces y sombras, ofreciendo secuencias inquietantes en sus comienzos, para posteriormente caer en el error de mostrar precipitadamente a la verdadera amenaza a la que tienen que hacer frente los protagonistas.
Cuenta con diversas situaciones cómicas, que no encajan en el perfil del género fantástico y de terror que se le atribuye, cayendo en un humor escatológico gratuito, que aligera en cierta medida los momentos de tensión.
Su director se empeña en mostrar la verdadera amenaza precipitadamente, haciendo gala de unos efectos especiales en algunos casos logrados y acertados, pero que en otros resultan mediocres e innecesarios, ya que eliminan el factor sorpresa.
Sorprende la participación en este tipo de producción de aparente calidad, pero que esta más a la altura de cine de serie B, de actores como Morgan Freeman y Tom Sizemore, que cumplen con oficio en sus papeles. El resto del reparto no llega a ser nada del otro mundo, donde destaca negativamente el histrionismo de uno de los intérpretes protagonistas, cuyo papel pierde credibilidad a pasos agigantados.
Presenta un ritmo fluido y desenfadado, con ciertos puntos inquietantes y de tensión acertados, que se desvirtuan con el empleo de un humor escatológico.
Una barraca de feria que pretende ofrecer entretenimiento, diversión y tensión, pero que esta llena de altibajos.

0 comentarios :

Publicar un comentario