8 dic. 2012


Silencios y miradas que lo dicen todo

Un prestigioso abogado es requerido por la policía para ser sometido a un interrogatorio relacionado con dos casos de violación y asesinato.
Una trama que se desarrolla en gran medida en la sala de interrogatorios, donde el abogado irá relatando los pasos que acontecieron antes de encontrar el cadáver de una de las muchachas.


El director Stephen Hopkins (Depredador 2), maneja con acierto los tiempos, ofreciendo un trabajo serio y elegante que se desarrolla con fluidez, empleando con astucia los escasos elementos con los que cuenta para desarrollar una historia que despierte y mantenga el interés en todo momento alrededor de la sombra de sospecha.


Durante el interrogatorio, el director nos traslada a lo largo del espacio y tiempo de los acontecimientos que relata el principal sospechoso, ofreciendo una visión original, que ayuda a abandonar la sala de interrogatorios y dar oxígeno a la historia. Sin haber llegado a desarrollar en profundidad la historia, al comienzo del interrogatorio comete el error de precipitar la intensidad de los diálogos.


La historia se apoya en un reparto eficaz, con los notables Gene Hackman (Arde Mississippi, La aventura del Poseidón) y Morgan Freeman (Sin perdón, Tiempos de gloria), ofreciendo un duelo interpretativo inteligente y mordaz, acompañados por la belleza hipnótica que desprende Monica Belluci.


En resumidas cuentas, Bajo sospecha queda como una historia de intriga y suspense llena de matices, que se nutre de diálogos fluidos y de un juego de miradas y silencios, que lo dicen todo.






0 comentarios :

Publicar un comentario