9 dic. 2012


Pobre en conjunto

Un agente del FBI participa en un programa de desintoxicación, tras haber caído en una profunda depresión al morir su novia en manos de un asesino de policías, que dará señales en el recinto de tratamiento.

Tiene un comienzo prometedor y sienta las bases de una historia de suspense e intriga, que se diluye a medida que avanza la trama. Cuenta con la presencia de Sylvester Stallone y tiene el acierto de contar en su reparto con diversas caras conocidas, como las de Tom Berenger (En el corazón de la jungla), Kris Cristofferson y Robert Patrick, que ayudan a desviar la atención de quién puede ser el psicópata. Sin la presencia de estos rostros conocidos, se trataría de una historia sin gran repercusión, destinada en exclusiva al mercado del videoclub.



El director ubica la acción en el recinto de desintoxicación para policías, en el que se va desarrollando la trama de una forma confusa, intermitente y por momentos torpe, resultando inconexa. Sylvester Stallone ofrece una interpretación pobre, en la que se limita a poner cara de sufrimiento y penuria, sin conseguir transmitir esos sentimientos.

Las relaciones y pensamientos que rodean a los diferentes personajes no resultan creíbles y las situaciones de tensión que surgen entre ellos, resultan forzadas y precipitadas. La historia sigue las bases tradicionales del cine de intriga y suspense, sin lograr llegar a despertar el interés ni a sorprender, ofreciendo un desenlace previsible y forzado.


Un producto creado y pensado para el lucimiento del interprete protagonista, un venido a menos, Sylvester Stallone que intenta recuperar el gancho comercial, con un relato propio del cine de los 80. Una película correcta que no deslumbra, pero que no desentona con la filmografía del actor. 

0 comentarios :

Publicar un comentario