21 dic. 2012


Atrevida, confusa y surrealísta

Atrevido y arriesgado proyecto que presenta y desarrolla un relato adelantado a su tiempo, con diversas lecturas de interés. Un hombre bisexual comienza a mantener relaciones con una mujer que ha tenido tres relaciones anteriores, con fatales conclusiones para sus cónyuges.

Nos encontramos ante una producción confusa, atrevida, inconformista, polémica, enfermiza, surrealista y fría, con toques eróticos y una carga sexual elevada. Su director Paul Verhoeven, ofrece la que  fue una de sus obras europeas más  polémicas y reconocidas. Presenta y desarrolla una historia con toques de intriga, suspense y alto contenido erótico que indudablemente le abrió las puertas para dirigir Instinto Básico.

Presenta y maneja temas adelantados para la época, la bisexualidad y la homosexualidad, mostrados sin tabú. Temas presentes en una trama confusa, que mezcla realidad, premoniciones y surrealismo, con diversos simbolismos, en los que la religión y el sexo están vinculados.

No esconde nada, muestra toda una trama pesadillesca que cuenta con diversas secuencias de carácter erótico y sexual, acompañando a la sombra de sospecha que rodea al personaje femenino, una mujer sobre la que se cierne la sospecha de poseer la perturbadora naturaleza de la propia viuda negra.

Presenta algunas carencias en cuanto a ritmo, calidad de imagen y efectos especiales, no llegando a resultar lo suficientemente convincentes y que el paso del tiempo deja en mal lugar.

El argumento es, en apariencia, complejo y atípico, y los responsables de la película ofrecen un tratamiento relativamente elegante y cuidado en determinadas secuencias cargadas de polémica. De esta forma el director ofrece un pequeño relato enfermizo y extraño que abusa de situaciones nunca vistas con anterioridad.

En resumidas cuentas, El cuarto hombre queda como un extraño relato erótico, perturbador y atrevido, que Paul Verhoeven maneja con total libertad creativa.


0 comentarios :

Publicar un comentario