12 dic. 2012

El padrastro 2 (1989)


Obesión con la familia idílica

Secuela de El padrastro que cuenta de nuevo con su estrella principal, Terry O´Quinn que vuelve a hacer de las suyas al encarnar al perturbado padrastro, obsesionado con buscar y crear la familia perfecta e idílica, vinculada con el sueño americano.
La trama se apoya de nuevo en las bases arguméntales presentadas en primera parte, resucitando milagrosamente al personaje encarnado por O´Quinn, siguiendo el mismo estilo y desarrollo.
Consigue aportarle un toque de humor irónico al conjunto, con la participación del psicópata como ayudante de psicología para mujeres divorciadas y de personalidad inestable.
Para el futuro padrastro, es como un banco de peces al que hincar el diente con su voraz dentellada, no deja de ser gracioso que un enfermo mental, se dedique a analizar la mente de mujeres divorciadas.
La imagen e interpretaciones del reparto que acompaña a Ferry O´Quinn, son propias de un telefilm de serie B.
No llega a sorprender, pero si mantiene el interés alrededor de las andanzas del obsesivo perturbado, que sigue velando por su secreto a cualquier precio.
La trama se desarrolla de una forma previsible, pero logra mantener el suspense y la sombra de la duda que gira entorno al futuro padrastro hasta el último momento, en el que se desvela todo de una forma inteligente y no exenta de ironía.
Lo mejor de todo, sin lugar a dudas, la presencia de nuevo de Ferry O´Quinn, sin él no hubiera sido lo mismo.

0 comentarios :

Publicar un comentario