23 dic. 2012

No hay salida (No way out) (1987)


Intriga correcta

El nuevo ayudante del secretario de defensa, recibe la misión de investigar el asesinato de una prostituta con la que tiene una relación.
Remake de El reloj asesino, presenta innumerables similitudes con ésta, pero traslada la acción del mundo periodístico al del espionaje, ofreciendo una trama de intriga y suspense lograda, pero que no llega a ser redonda.



La trama tarda en desarrollarse y dedica mucho tiempo en presentar el romance que surge entre los dos protagonistas. En el momento que se comete el asesinato y comienza la investigación y la búsqueda del responsable, gana en interés y en ritmo.
Cuenta en su reparto con la replicante, Sean Young (Blade Runner), el siempre acertado Gene Hackman (La noche se mueve, Arde Mississippi)y la buena labor de Kevin Costner (J.F.K., Caso abierto, Bailando con lobos).



El trío protagonista y los vínculos emocionales que les unen, no llegan a ser creíbles, pero son la excusa perfecta para generar la trama de suspense y traiciones.
Flojea a la hora de exponer algunas situaciones y no consigue ofrecer con eficacia el inteligente juego del gato y el ratón, que ofrecía la original, cubriendo sus limitaciones argumentales, con persecuciones y secuencias de acción gratuitas, que resultan incoherentes y fuera de toda lógica.



Algunas secuencias se resuelven a punta de pistola en lugar de usar como arma el uso de la palabra en diálogos inteligentes y mordaces, algo que si ocurría en la primera versión, El reloj asesino.
A pesar de todo, No hay salida, ofrece una intriga mínimamente coherente, que mantiene el interés y la atención en todo momento, deparando alguna que otra sorpresa alejada de lo ofrecido en El reloj asesino.



0 comentarios :

Publicar un comentario