6 ene. 2013



Ya no saben que inventar

Alocada y divertida visión del que fuera presidente de Estados Unidos, que presenta una posible doble vida en la que intercalaba sus movimientos políticos, con la caza de vampiros.
Producida por Tim Burton, es una trama que no se toma en serio a si misma, en la que se aprecian ligeras pinceladas del productor en su aspecto visual.
Se aleja del rigor histórico y profundiza en la trama de caza vampiros, dejando a un lado los movimientos políticos, tocando ligeramente temas relevantes como son la esclavitud y la unión que consiguió Abrahan Lincoln.
Para muchos será una locura convertir al que fuera presidente de Estados Unidos en un cazador de vampiros, pero no deja de ser una trama por y para el entretenimiento, que se apoya en exceso en el empleo de efectos especiales, que no están a la altura de la calidad esperada.
Esta producción demuestra que las nuevas ideas en el sector cinematográfico brillan por su ausencia, y aquel que piense que esta trama es muy original, recordarle la existencia de una película que narra las aventuras de Jesucristo como cazador de vampiros, ya no saben que inventar.

0 comentarios :

Publicar un comentario