6 ene. 2013



Intento de homenaje

En el siglo XIX comienzan a sucederse una serie de crímenes que están relacionados con la obra de Edgar Allan Poe, pasando éste a ser uno de los sospechosos, intentará descubrir al criminal.
Cuenta con una ambientación exquisita, el director nos traslada a Baltimore en pleno siglo XIX y nos presenta a un Edgar Allan Poe interpretado por un histriónico John Cusack (Identidad, 1408, Medianoche en el jardín del bien y del mal) mostrando la decadencia y el poco reconocimiento que vivió el poeta en su época.


La trama logra hilvanar con acierto una historia de asesino en serie, con las más relevantes obras de Edgar Allan Poe, logrando fusionar y dar cuerpo, a un buen relato de misterio gótico y oscuro.

Presenta una imagen cuidada, con un empleo adecuado de la iluminación y de la niebla, que logran generar una atmósfera propia del clásico cine de terror gótico. La recreación de los crímenes resulta convincente y consigue despertar un interés, que aumenta progresivamente a medida que avanza la trama, depositando pistas sobre el posible autor de los asesinatos.



El seguimiento y la investigación del posible responsable de los crímenes, es el núcleo de una trama, que consigue reunir y plasmar con acierto el tono oscuro de los crímenes que albergaban los relatos de Edgar Allan Poe, siendo la excusa perfecta para intentar homenajear la obra del autor.

0 comentarios :

Publicar un comentario