5 ene. 2013




Previsible y absurda comedia americana

Llega al vecindario una muchacha llamativa y despampanante, pronto entablará relación amistosa con su vecino y éste descubrirá que ella es una estrella del porno, dando comienzo a una serie de situaciones disparatadas e inverosímiles. 

No deja de ser una comedia romántica, juvenil, simplona,  que se apoya fundamentalmente en el tradicional esquema de empollones con poca popularidad, subsistiendo como pueden en el Instituto.

La trama cuenta con diversas situaciones cómicas que se nutren del habitual sentido del humor americano, pero que no llegan a ser eficaces, haciendo que el interés por el desarrollo de la trama se desvanezca, llegando a resultar tediosa en muchos momentos. 

Lo único que logra despertar la atención, es la figura femenina llamativa y atractiva, permitiendo que algunos espectadores lleguen a pensar que una chica de esas características podría enamorarse de un chico sencillo, normal y corriente. 

A medida que va aproximándose a su desenlace, las situaciones se van tornando más inverosímiles, carentes de sentido y previsibles después de un inicio atrevido, haciendo que en conjunto quede en un trabajo pobre e intrascendente.



En resumidas cuentas, La vecina de al lado, queda como una comedia americana del montón que se desvanece del recuerdo, con la facilidad que desaparece el papel higiénico al tirar de la cadena.


0 comentarios :

Publicar un comentario