2 abr. 2013


Oscuro enfrentamiento

Un joven es el único superviviente de un cruento enfrentamiento, quedando al cuidado de los indígenas de una localidad, que pronto será invadida por los bárbaros  conquistadores.
Carta de presentación del director Marcus Nispel (La matanza de Texas, Viernes 13, The asylum), empeñado en hacer remakes de diversas producciones de renombre, que le permitió posicionarse como primer candidato para dirigir la nueva versión de Conan el bárbaro, gracias a la labor realizada en este proyecto.


Presenta un estilo visual oscuro y denso, apoyado en niebla, barro y suciedad que permiten crear una correcta y acertada ambientación. La trama sigue un esquema previsible de sucesos que desembocan en un cruento enfrentamiento entre el protagonista y los invasores.
El argumento es, en apariencia, sencillo, y los responsables de la película ofrecen un tratamiento elegante y cuidado de la imagen, dejando un pequeño relato que abusa de situaciones vistas con anterioridad en otras producciones.


Ofrece combates bien coreografiados que llegan a ofrecer una visión de la repercusión y efecto que puede tener una espada en la anatomía humana, ofreciendo diversas imágenes con un profundo toque violento y sangriento.
Las secuencias de acción quedan bien realizadas, aunque se observa un empleo abusivo de la cámara lenta y la presencia de las llamadas batallas de confusión acompañadas por la banda sonora, ofreciendo una perspectiva de los hombres caídos en combate.


Muchos de los enfrentamientos quedan bien resueltos con algún aporte original, pero al mismo tiempo se observan resoluciones inverosímiles e incluso ridículas para otros. En este punto es inevitable mencionar la escena del ataque de un oso en una cueva y su extraña resolución.
Cuenta con un reparto poco conocido que se limita a poner su anatomía al servicio de la película, dejando su capacidad interpretativa para otro momento. Lo más destacable lo encontramos en la presencia del joven protagonista y bien musculado, Karl Urban (Almost human, The loft, Riddick), cumpliendo con su cometido.


Las relaciones e interacciones que se producen entre los personajes resultan pobres e irrelevantes, con un abuso excesivo de gruñidos en el caso de los perversos invasores.
La trama se desvirtúa y pierde calidad en los momentos relacionados con las creencias en las profecías y en las apariciones divinas de algunos de los personajes, llegando a resultar ridículo.


En resumidas cuentas, El guía del desfiladero, se pierde siguiendo los regueros de sangre que dejan los enfrentamientos a su paso, ofreciendo un entretenimiento violento y liviano.



0 comentarios :

Publicar un comentario