2 abr. 2013

John Carter (2012)

Naufrágio económico y artístico

Un veterano de la guerra civil tendrá contacto con un ser de otro tiempo, que le trasladara fortuitamente a un planeta inhóspito lleno de nuevos seres y misterios.
Posee el estilo visual de una gran producción de Hollywood, lleno de aparatosas secuencias de batalla, con innumerables efectos especiales que maquillan una trama endeble y previsible.
A pesar de contar con un elevado presupuesto, no consigue crear ni trasladar con eficacia al espectador a un nuevo mundo de peligros.
Pasa a la acción de las batallas precipitadamente, sin presentar con claridad la situación que se vive en el nuevo planeta y abusa del repertorio de saltos que se marca el protagonista a lo largo de la historia.
Deja la sensación de que nadie, ni los propios integrantes del reparto, se creen la historia en la que están participando, llegando a ofrecer unas pobres interpretaciones que no resultan convincentes.
Ofrece un amplio abanico de seres extraños, que apoyándose en los efectos especiales generados por ordenador, consiguen resultar más creíbles que los personajes de carne y hueso.
La trama es muy sencilla y no ofrece verdaderas sorpresas, donde incluso la historia de amor resulta descafeinada, insulsa y previsible.
En el aspecto visual y en sus ambiciosas pretensiones, emplea grandes escenarios digitales combinados con reales que no convencen y satura la historia con los efectos especiales, donde también naufraga.
En general nos encontramos ante una gran producción con grandes pretensiones, que supone un naufragio económico y artístico para una productora como Disney, por la debilidad y falta de atractivo de la historia, que en ningún momento llega a conectar con el público.

0 comentarios :

Publicar un comentario