6 abr. 2013


Mejor con el Dalai Lama

Un veterano agente de la CIA deberá volver a ponerse en activo para dar caza a un criminal ruso que aparentemente desapareció en el pasado.
Trama irregular de suspense, investigaciones y sospechas que se van a pique a los pocos minutos de dar comienzo la película, precipitándose en el vacío del absurdo en el momento en que muestra todas sus cartas y genera una ola de confusión continua, que no desaparece ni al alcanzar su desenlace.
Cuenta en su reparto con el gancho comercial de la presencia de Richard Gere, que encarna a un personaje agresivo y contundente, participando en un papel que le permite alejarse de sus habituales personajes y un Martin Sheen, que se dedica a pasearse por pantalla sin pena ni gloria, para llevarse el pan de cada día a su casa.
La trama resulta confusa e incomprensible por momentos, alcanzando niveles soporíferos de los que se aleja con la aparición de nuevas pruebas e indicios, que no tienen el efecto esperado, puesto que el suspense ha desaparecido en el momento que el espectador conoce la identidad del criminal.
No consigue resultar atractiva y por momentos aburre, únicamente sirve para recordar que Richard Gere y Martin Sheen siguen en activo, aunque viendo lo visto, mejor si se quedaran de visita con el Dalai Lama.

0 comentarios :

Publicar un comentario