19 may. 2013

El gran halcón (1991)


El gran absurdo

Recién salido de prisión, el gran halcón, un inigualable ladrón acepta bajo amenazas un encargo relacionado con el robo de tres obras de Leonardo Da Vinci.
Desde un primer instante se aprecia el tono jocoso y despreocupado de una trama cómica, que ofrece un enrevesado e irregular argumento de robos con toques de humor absurdo.
Película merecedora de haber logrado obtener diversos premios Razzies, que en su edición difícilmente pudo encontrar grandes oponentes, ante semejante sucesión de despropósitos.
Posee un gran reparto de intérpretes conocidos, que ensuciaron su larga trayectoria con la participación en semejante aberración aventurera, entre los que únicamente se salva de la quema Bruce Willis, por su carisma. El resto del reparto se dedica a pasearse sin convicción por una trama insulsa, que roza el absurdo en muchos momentos.
Muchos de los personajes aparecen y desaparecen de escena con mayor facilidad con la que lo haría el propio Houdini, dejando patente la poca seriedad del conjunto.
Uno de los pocos puntos a destacar positivamente, es el original empleo de canciones para sincronizar los tiempos en la ejecución de los robos, que logran ser divertidos y originales, el resto desmerece mucho.
El argumento no se sostiene, ofrece diversos giros de guión rebuscados e inverosímiles y en un intento de resultar cómico, abusa del empleo del humor absurdo, obteniendo un resultado opuesto al del entretenimiento y la diversión.
Mediocre y absurda consecución de despropósitos, que intenta cubrir las carencias de su guión detrás del carisma de su actor principal y del humor absurdo.


0 comentarios :

Publicar un comentario