19 may. 2013

Sin frenos (2012)


Entretenimiento banal

Un joven repartidor recibe el encargo de entregar un paquete en un tiempo limite, que deberá llevar con su bicicleta, sin ser consciente de los riesgos que pueden suponer para él.
Historia desenfadada y con un desarrollo simple, que cuenta con un toque juvenil en la que las dosis de acción y persecuciones se viven sobre una bicicleta.
Sirve de escaparate para su actor protagonista, el emergente Joseph Gordon Lewitt, que cumple con creces en su primer papel protagonista, en esta producción veraniega que se limita a cumplir con sus pretensiones de entretenimiento.
Sorprende que su director y reputado guionista David Koepp, haya participado en una producción tan simple y en la que apenas se atisba originalidad en su guión, donde incluso quedan patentes ciertas limitaciones.
Lo mejor es que consigue captar la atención del espectador desde un comienzo y desarrollar con alguna que otra licencia gratuita de guión, una trama que se sujeta con pinzas.
Destaca negativamente la interpretación histriónica del actor encargado de dar vida al malo de la función, con diálogos y situaciones absurdas, que resultan ridículas.
Un aspecto positivo es la manera en la que enfoca los riesgos que entraña andar en bicicleta por la ciudad y el empleo del GPS visual con efectos visuales de la ciudad en tres dimensiones, que ayudan a seguir con facilidad las situaciones de carrera.
Sorprende que en una ciudad tan grande, con tantos habitantes, puedan llegar a coincidir en el mismo lugar tres personajes, en innumerables ocasiones.
A pesar de sus limitaciones arguméntales y de la escasa calidad interpretativa de gran parte del reparto, consigue ofrecer un entretenimiento de los de la vieja escuela, desenfadado y fresco.

0 comentarios :

Publicar un comentario