13 may. 2013

The majestic (2001)

Retorno al cine clásico

Un prometedor director de cine ve como su carrera puede ser truncada por una denuncia por parte del comité anticomunista, en la famosa caza de brujas, pero un accidente de coche y la perdida de memoria le conducirá a un pueblo done creen conocerle.
Historia contada al mas puro estilo del Hollywood dorado, repleta de momentos emotivos, risas, diversión, reflexiones y un mensaje por la libertad del individuo.
Amena y entretenida trama, que cuenta con la participación notable de Jim Carrey que vuelve a alejarse de sus papeles cómicos e interpretaciones histriónicas, para ofrecer una nueva interpretación a la altura de el Show de Truman, secundado por un excepcional Martin Landau.
El desarrollo de la trama es nítido y ofrece al personaje principal la posibilidad de conocer a los habitantes del pueblo, entrar a formar parte de sus vidas, reconstruyendo una parte importante del pueblo y descubriéndose a si mismo como persona, a través de la personalidad de otro.
Presenta un desarrollo de la interacción entre personajes que se alimenta en exceso de las escenas idílicas acompañados por una banda sonora emotiva, que no llegan a profundizar por completo en sus pensamientos e inquietudes, y en situaciones puntuales, que sirven para presentar la relevancia que tuvo el protagonista en la vida del pueblo.
Contada y presentada con buen gusto por parte de su director Frank Darabont, que aporta a la trama la sensibilidad necesaria para emocionar y llegar al espectador.
Presenta de esta manera una historia de amistad, amor, integridad, encuentro, descubrimiento, que se desarrolla bajo el oscuro manto de la persecución y las sospechas que rodearon a la caza de brujas, quedando esta opresión edulcorada.
Al igual que el cine que construyen los protagonistas, The Majestic constituye el retorno al cine clásico, al de las historias sencillas bien narradas y emotivas, que no defraudan.

0 comentarios :

Publicar un comentario