6 sept. 2013



Pequeña joya a reivindicar

Demostración patente de la versatilidad y maestría de Willy Wilder, que en esta ocasión ofrece un relato de espionaje, dominado por el suspense y la tensión vivida por un soldado ingles, que debe refugiarse en un hotel, al que acuden importantes mandatarios alemanes en plena segunda guerra mundial.
Maneja con pulso endiablado una situación de máximo riesgo, en el que la vida del protagonista y los trabajadores del hotel están en peligro.
Ofrece un juego de espionaje, plagado de dobles identidades, secretos, mentiras y peligros, cubiertos por un manto de tranquilidad, que eleva el suspense y el misterio a su máxima expresión.
Presenta con claridad las posturas de los diferentes personajes, desarrollando con inteligencia las interacciones entre los mismos, logrando mostrar el dibujo de todo un entramado de intereses personales encontrados, que pueden influir en el devenir de la segunda guerra mundial.
Cuenta con un notable reparto que interpreta a unos sólidos y bien definidos personajes, donde destaca la aportación de Erich von Stroheim interpretando magistralmente a Rommel, y también la cómica aportación de Akim Tamiroff, luciéndose como el nervioso gerente del hotel, con el que Willy Wilder logra aportar sus habituales toques de humor.
Un ejercicio inteligente de intriga y misterio, que encuentra en los susurros e insinuaciones, sus armas más potentes, con las que logra desarrollar una trama de espionaje, en la que se pueden obtener datos relevantes para la resolución de la guerra.
Una obra dinámica y absorbente en la que Willy Wilder ofrece las dosis de humor y romanticismo necesarios, alrededor de una trama de espionaje que funciona a la perfección.
Por los pasillos y habitaciones del hotel, y ante las narices de Rommel, se desarrolla todo un mapa de personalidades e intereses encontrados, que alcanzará solución en un desenlace magistral.
Considerada por muchos como una obra menor en la filmografía de su director, las cinco tumbas del Cairo esconden bajo su pobre apariencia, un gran tesoro cinematográfico, una pequeña joya a reivindicar.

0 comentarios :

Publicar un comentario