17 sept. 2013


Gracias por venir


Mortal, soporífero, carente de ritmo y con una imagen descuidada, se nos presenta la clásica historia de psicópata suelto que va eliminando a los jóvenes integrantes de una cuadrilla de amigos, que tienen como diversión hacer absurdas apuestas alrededor de un juego arriesgado.



El desarrollo de la trama profundiza y despista la atención del espectador alternando crímenes con el pasado problemático de la protagonista, ofreciendo un ritmo parsimonioso y carente de interés, que únicamente gana fuerza con algún que otro asesinato, llegando a resultar cómico en su finalización.

Los integrantes del reparto, son del montón y encajan con el perfil de este tipo de producciones de terror que reúnen a jóvenes muchachos para caer en las manos de un despiadado asesino.


La carencia de solidez del argumento y de algunas de las situaciones que presenta, hacen que no consiga salvarse en su conjunto, a pesar de contar con un desenlace cuanto menos, inquietante y perturbador.


0 comentarios :

Publicar un comentario