16 sept. 2013


No vale solo la presencia

Producción media, que cuenta como estrella principal con Michael Caine, que es el único reclamo durante su escasa y monótona duración, en la que relata la búsqueda de un agente especial, que debe hacer frente al secuestro de su hijo por parte de los criminales a los que investiga.




Don Siegel dirige tras las cámaras, una trama que tiene un comienzo interesante, pero que desafortunadamente se desarrolla con un ritmo irregular, en el que el argumento no llega a ofrecer la intensidad y el interés necesario para mantener la atención del espectador durante su metraje.



Cuenta con alguna secuencia de acción leve, que el paso del tiempo ha dejado en una posición honorífica, pero no deslumbrante, donde lo más destacable es la presencia de Michael Caine, que sin hacer una gran actuación, cumple con la ley del mínimo esfuerzo, se podría esperar más de él. Endeble trama, que presenta problemas de ritmo y dinamismo, que deja indiferente.


0 comentarios :

Publicar un comentario