16 sept. 2013


A tope con la maquinaria


Segunda parte de las aventuras del grupo de mercenarios comandado por Sylvester Stallone (Rocky), que ha vuelto a dar con la clave del éxito, al reunir a sus viejos amigos, máximos iconos del cine de acción de los ochenta, con una mayor participación de los mismos, en un entretenimiento de acción al mas puro estilo de la vieja escuela, sin complicaciones argumentales y con un ritmo endiablado.

Una de las decisiones acertadas, ha sido ceder el mando de la dirección a un hombre más capacitado para esa labor que el propio Stallone, como es Simon West (Cuando llama un extraño), con el que gracias a un argumento más sólido que el de la primera parte, consigue ofrecer un entretenimiento coherente, plagado de guiños al cine de acción en el que han participado las estrellas invitadas.


Como ya ocurriera en la primera parte, destaca la contundencia aplastante de las secuencias de acción, que sin tapujos, ofrecen grandes dosis de violencia explicita, como hacia tiempo no se veía. Gran reunión de viejas glorias, que siguen demostrando, que están en plena forma y que aunque no sean los mejores interpretes, tienen un carisma aplastante, con el que se pueden permitir el lujo de intercambiar diálogos de sus mas famosos éxitos y de autoparodiarse.

Todos ellos, Stallone, Van Damme, Willis, Schwarzenegger, Statham, Lundgren e incluso Chuck Norris, asumen su papel de secundarios en favor del desarrollo de una trama plagada de homenajes y guiños, que cuentan con las dosis de acción y humor necesarios, para ofrecer un entretenimiento constante, que sirve para el deleite de sus seguidores.


Cine de acción al viejo estilo, directo al grano, sin tapujos ni complicaciones, que permite disfrutar de las andanzas de un grupo de viejas glorias, que sigue golpeando con fuerza y promete seguir haciéndolo.

0 comentarios :

Publicar un comentario