16 sept. 2013


Ni el ping pong salva la situación 


Película irrelevante, con meros propósitos de entretenimiento y diversión, ofreciendo situaciones disparatadas y absurdas, enmarcadas en el mundo del ping pong, alrededor de una investigación.

Ofrece una trama trivial y ligera, basada en situaciones de un humor forzado y rebuscado, previsible y carente de verdadera gracia.



Cuenta en su reparto, con rostros conocidos del cine asiático, que se suman a un pobre argumento, en el que destaca negativamente la presencia de Christopher Walken (El último hombre), que intenta demostrar su sentido del humor al participar en una producción de estas características, pero que no hace otra cosa que corroborar la situación descendente de sus recientes trabajos.


El hecho de que el argumento no se sujete por ninguna parte, hace que las secuencias humorísticas, estén entrelazadas por numerosas tomas acompañadas por temas musicales, que sirven para aligerar el proceso, dejando patente que nos encontramos ante una historia vacía e irregular, que no consigue despertar ni una mueca de sonrisa en el rostro del espectador.

Una idea original de basar la trama en el mundo del ping pong, para desarrollar una parodia de las tradicionales historias de superación deportiva, pero que no consigue hacer ni ping ni pong.

0 comentarios :

Publicar un comentario