4 sept. 2013



Imaginación sin barreras

Robert Rodriguez presenta una historia llena de imaginación y surgida de la mente de sus hijos, ofreciendo una sucesión de cortos ligeros que derrochan entretenimiento y diversión.
Presenta un estilo narrativo original, fresco y dinámico, aunque un tanto desordenado, con el que consigue ir presentando toda una serie de personajes y situaciones alocadas que provocan los deseos que concede una piedra mágica.
A partir de la idea del hijo del director, se realiza una película creada por y para niños, apoyándose en la productora del director Troublemaker, con la que consigue generar unos efectos especiales convincentes, con los que presenta todo un abanico de seres y situaciones extravagantes.
Cada capitulo permite al director ofrecer una nueva situación independiente de la anterior, para terminar alcanzando un desenlace común, en la que todos y cada uno de los personajes adquiere conciencia de la gran responsabilidad que supone pedir un deseo, tras las vivencias que han pasado por separado.
Cine sin complejos, desenfadado e inconformista con las limitaciones de la imaginación, que consigue romper las barreras de la física, la naturaleza y la realidad, para ofrecer un vehículo de diversión y entretenimiento fugaz.

0 comentarios :

Publicar un comentario