16 sept. 2013


Ejercicio de copia y pega


Aaron Harvey dirige y firma el guión de esta película, que presenta un desarrollo argumental confuso, donde se aprecian claras influencias del cine de Tarantino, en el que presenta a tres asesinas que deben realizar un encargo.



Presenta un estilo visual y un esquema argumental muy similar al empleado por Tarantino en Pulp fiction, pero no consigue que funcione, ofreciendo un comienzo confuso e irregular, por el que se pasean diversos personajes, que dejan la sensación de ser imitaciones de cosas vistas anteriormente, las tres asesinas recuerdan a Los ángeles de Charlie, donde Burce Willis (La muerte os sienta tan bien) hace de Charlie, ya que apenas se deja ver en un par de secuencias.



Así pues, su director imita cosas vistas con anterioridad y las introduce en una batidora, de donde sale este batido, sin sabor y denso, que peca de ser reiterativo con el empleo abusivo de la misma secuencia y que carece de interés.Tarda en desarrollar las intenciones y finalidad de los personajes, para cuando llega a hacerlo, muchos ya han sufrido el efecto del impacto de una bala en sus carnes.


Emplea diálogos plagados de palabras mal sonantes, recordando nuevamente al estilo de Tarantino, pero que carecen de la chispa y el humor necesarios para resultar mordaces, quedando en un conjunto de sucesión de palabras vacías, en un argumento confuso y poco novedoso, que llega a poner en una situación limite la paciencia del espectador. A pesar de su corta duración y de contar con escenas explicitas de violencia, resulta densa, ilógica y una burda imitación de otros trabajos, un ejercicio barato de copiar y pegar.


0 comentarios :

Publicar un comentario