20 sept. 2013


Para no tomar en serio


Venganza conexión Estambul ofrece un ligero cambio de tornas a su predecesora, haciendo que la hija que fue rescatada por su padre del mundo de la prostitución, acuda al rescate de su familia, de los miembros del clan que vivieron en sus carnes, la implacable contundencia de un hombre sediento de venganza.

La película comete el error de tomarse demasiado en serio a si misma, a tenor de las innumerables licencias físicas que se toma, para dar solución a los peligros que vive la familia. A pesar de todo y olvidando las leyes de la física, ofrece un entretenimiento de acción pura y dura, que consta de un ritmo frenético y dinámico, que como a los protagonistas no deja un instante de respiración.




Encuentra soluciones inverosímiles a situaciones complicadas, junto a la notoria baja forma de la que hace gala Liam Neeson (Non-Stop, Más allá de la muerte), que hace que no sea creíble en las capacidades de su personaje para salir ileso de cualquier peligro. A pesar de todo Neeson ofrece su calidad interpretativa, para dar vida a los sentimientos y preocupaciones de su personaje, algo que no consigue su compañera de reparto Famke Janssen.




Si se aceptan las licencias de una producción de acción de estas características, funciona y se puede disfrutar de un entretenimiento frenético y repleto de intensidad, que consta de momentos de verdadera tensión, haciendo contener la respiración.


0 comentarios :

Publicar un comentario