15 oct. 2013


Todo vale por una patata

Reflejo de la inestabilidad y penurias que desata la guerra a través de la visión y vivencias de un niño adinerado, que ve como todo desaparece de la noche a la mañana, llevándole a vivir toda una historia de superación y crecimiento.

Con su toque habitual Steven Spielberg, firma la cruenta lucha por la supervivencia de un joven muchacho, que pasa de tenerlo todo a no tener nada y de cómo debe ingeniárselas, para salir adelante en un mundo donde el hambre y la desesperación asedian lo que le rodea. Destaca la presencia de Christian Bale cuando era niño, mostrando sus cualidades para ser un gran intérprete desde joven, en el que se deposita todo el peso de la trama. Le secunda un incomodo y ambiguo John Malkovich, en un papel que no deja indiferente.


A través de los ojos del niño y la búsqueda de sus padres, Spielberg reproduce la desesperación y el descontrol que la segunda guerra mundial llevó a la vida de muchas personas. Posee algunos momentos de puro cine, con imágenes de una extraña belleza, que sirven para la galería, acompañados por una buena banda sonora, capaz de acompañar cada instante con las notas adecuadas, pero a pesar de ser una historia de interés, por la etapa que representa, ésta cae en la reiteración de situaciones de penuria y hambre, haciendo que no termine de coger vuelo. 


Spielberg habitual maestro de ofrecer historias con sentimiento y calidad, aquí no llega a traspasar la barrera de las emociones y termina por ofrecer un relato frío y descorazonador de la guerra, donde todo vale por una patata.

0 comentarios :

Publicar un comentario