15 oct. 2013


Combate por la libertad

Si algo hace que esta película, sobre una parte importante de la vida del boxeador Huracan Carter, merezca la pena por completo y haga que no caiga en un telefilme de sobremesa barato, es la presencia enorme de Denzel Washington (FallenEl demonio vestido de azul), que vuelve a hacer un papelón.

La forma en que esta presentada ofrece un esquema alternativo entre presente y pasado, para ubicar al espectador en los hechos que condujeron al boxeador a terminar entre rejas, evidenciando síntomas de racismo y abuso de autoridad. Presenta los hechos y el seguimiento de los mismos con excesiva claridad, ofreciendo un relato en favor de la inocencia del boxeador, que por muchos años llevó el cartel de culpable.


Destaca la canción de Bob Dylan que se convierte en buque insignia y defensa de las vivencias de Huracán Carter, pasando a ser un personaje más de la película, que sirve para acompañar algunas secuencias visuales.



La visión que ofrece la película del personaje de Carter parece convertirlo en un santo y deja síntomas de que hay poca veracidad en lo que cuenta, basado en el libro del propio protagonista, de ahí que en todo momento parezca una defensa constante del personaje, que deja dudas sobre la veracidad del relato. A pesar de todo, como película funciona y ofrece paralelismos entre el boxeo y la vida, mostrando los golpes bajos que tuvieron que soportar muchos, para salir ganadores de su libertad.

0 comentarios :

Publicar un comentario