5 oct. 2013


Irónica justicia

Clint Eastwood (La jungla humana, Joe Kidd), esboza una extraña sonrisa, al retratar las dos caras de una sociedad estrafalaria, en la que muestra el glamour y la elegancia, para dar paso a los secretos, mentiras y vicios escondidos, en el jardín del bien y del mal.

Ofrece toda una galería de personajes y situaciones estrafalarias, alrededor de una trama judicial seria y bien desarrollada, que quizás se ve perjudicada por algunos elementos sobrenaturales y por personajes que adquieren más relevancia de la que deberían tener en el caso.


Destaca el buen trabajo de John Cusack (1408) y del siempre magnífico Kevin Spacey (Glengarry Glenn Rose), que dota a su personaje de un extraño aura de misterio y ambigüedad. Lo mejor sin duda es cuando Eastwood olvida a toda la fauna de estrambóticos personajes y se centra en el proceso judicial, presentando con astucia, el seguimiento de los indicios que pueden mover la balanza a favor o en contra del sospechoso.


El seguimiento de la verdad por parte del periodista, ofrece la posibilidad al espectador de ir reconstruyendo los hechos e ir atando cabos, para jugar con la delgada línea del bien y del mal, dejando en manos de la justicia divina la resolución del misterio, un sobrenatural e irónico desenlace.


0 comentarios :

Publicar un comentario