18 oct. 2013


Un pionero


Tod Browning ofrece un relato de terror poético, adelantado a su tiempo, hace una demostración de su capacidad imaginativa, para construir historias innovadoras a partir de los medios de los que disponía, allá por 1932. Presenta la historia de un hombre que ha escapado de la cárcel y que busca cobijo en la casa de un investigador, que ha creado un objeto capaz de reducir el tamaño de cualquier ser. Lo que parece ser una simple huida de la ley, pronto deriva en todo un viaje a lo desconocido, en el que unos pequeños seres, se convierten en las armas empleadas por el protagonista, para llevar a cabo sus más oscuros planes.



Tod Browning se convierte en el maestro de lo extraño, empleando unos artesanales efectos especiales, que resultan notables y muy convincentes para la época, gracias en parte. al sabio manejo de la cámara por parte del director, que logra otorgar veracidad a los seres diminutos, todo un pionero de lo que en un futuro se convertiría el mundo del cine.


El argumento es sólido y mantiene el interés de principio a fin, logrando ofrecer momentos de terror y suspense, acompañados por ligeras dosis de humor, que convierten el relato en una pequeña joya digna de verse.

0 comentarios :

Publicar un comentario